• linkedin
  • twitter
  • youtube
  • facebook
  • rss


El caso de Globalvia o cómo alinear las prioridades entre Auditoría Interna y la Comisión de Auditoría   

  • La adaptación al cambio, transmitir confianza, tener expertis y la comunicación fluida, factores clave para cumplir con éxito los requisitos de la Comisión de Auditoría   

Madrid, 25 de septiembre de 2017.- El equipo de Auditoría Interna de Globalvia ha contado, a través de su propio caso práctico, cómo un departamento de Auditoría Interna recién creado y con escasos recursos puede ir adaptándose y creciendo para llegar, en poco tiempo, a reportar de forma eficaz a la Comisión de Auditoría y cumplir con sus requisitos y expectativas. 

La edición de Los Lunes del mes de septiembre ha estado dedicada a comprobar, a través de un caso práctico, cómo pueden las expectativas y prioridades de un departamento de Auditoría Interna (AI) puede alinearse con las de la Comisión de Auditoría a través de la adaptación del primero a la evolución de la propia empresa, del entorno regulatorio que la rodea y a los requerimientos de la segunda.

Globalvia, uno de los líderes mundiales en la gestión de concesiones de infraestructuras, afrontó en 2007 al reto de crear de cero un departamento de AI. Según Carmen Rubio, directora de Auditoría y Control de Riesgos de la compañía, “entre 2007 y 2016 el departamento de Auditoría Interna fue creciendo y evolucionando y se fue desarrollando la función de Auditoría Interna y Control de Riesgos. Sólo reportábamos al CEO, y hasta 2016 ni siquiera se presentaba un plan de auditoría. Al contar con escasos recursos humanos, fue crucial la colaboración con asesores externos que cubrían los huecos de conocimiento y/o la carga de trabajo”.

Entre 2016 y 2017 se amplió el departamento de AI, y el Instituto de Auditores Internos de España revisó la función de AI. Asimismo, se elaboraron nuevos estatutos del Consejo de Administración; se presentó ante los futuros miembros de la Comisión de Auditoría y Riesgos la función de AI y Control de Riesgos, y se solicitó un estudio de Gobierno Corporativo; se elaboraron los estatutos de las Comisiones de Auditoría y Riesgos y Nombramientos y Remuneraciones; se formalizaron las Comisiones y se aprobaron sus estatutos; se elaboró una agenda con las descripciones de AI y se reportó a la Comisión de Auditoría y Riesgos en base a esa agenda.  En la actualidad, AI reporta tanto al CEO como a la Comisión.   

“La experiencia de Globalvia en Auditoría Interna ha sido apasionante, hemos ayudado a hacer un cambio en la compañía muy importante y nos sentimos muy satisfechos porque entendemos que estamos cubriendo las expectativas que pusieron al principio en nosotros durante la época de transición y, ahora, las expectativas que tienen la Comisión de Auditoría en nuestra función”, destacó Carmen Rubio.

Para lograr alinear las expectativas y las prioridades entre la Comisión de Auditoría y AI, el equipo de Globalvia destaca que es fundamental la confianza, la comunicación fluida, el expertis para saber qué piden las Comisiones de Auditoría y, además, contar con personas que sepan adaptarse a los cambios de la empresa, de su función y que sepan gestionarlos, para llegar a reportar de forma eficaz a una Comisión de Auditoría.  

Este sitio web utiliza cookies. Si continuas navegando entendemos que aceptas su uso. Más información en nuestra política de cookies   Aceptar