• linkedin
  • twitter
  • youtube
  • facebook
  • rss


Reporting de la evaluación del entorno de control: La experiencia de CEPSA 23 de abril de 2018

El reporting del entorno de control ha sido el tema a analizar en la sesión de abril de Los Lunes del Instituto de Auditores Internos, en la que CEPSA ha trasladado a los asistentes su experiencia a la hora de compartir con los auditados y la dirección los hallazgos de las diferentes unidades de aseguramiento, y realizar el seguimiento de recomendaciones. Además de analizar las ventajas y retos que les supone el modelo de reporting que utilizan actualmente.

De acuerdo con el Sabor del Mes de marzo del Instituto de Auditores Internos de España, el barómetro que toma el pulso de la profesión de Auditoría Interna en nuestro país, en el 80% de las organizaciones cada área de aseguramiento envía su informe de forma independiente a la alta dirección, un 15% lo hace en un único informe y el 5% reconoce realizar un solo informe cuando se solicita expresamente (ad-hoc). En el caso de realizar un único informe el 79% de los encuestados señala que cada área de aseguramiento gestiona el seguimiento de sus planes de acción.  

Según Cristina Fabre Chicano, Directora de Auditoría Interna, Cumplimiento y Riesgos, CEPSA partía de un modelo de reporting estático, centrado en Auditoría Interna, que emitía un informe en base a las recomendaciones emitidas por cada una de las áreas de aseguramiento.

De ahí evolucionaron a un modelo más dinámico en el que se realizaban distintos reportings desde Auditoría Interna, Control Interno y otras unidades de aseguramiento, saturando así a la dirección de la compañía, lo que derivó en que el pasado año evolucionaran hacia un nuevo modelo de reporting integrado de las diferentes funciones de aseguramiento.  

Elena Boza, senior de Auditoría Interna en CEPSA, ha explicado en qué consiste y cómo se ha desarrollado el modelo de informe integrado, o Assurance Indicator, de CEPSA. Este modelo permite que, de cara a la gestión de riesgos, el propietario de cada proceso y responsable de cada unidad de negocio pueda conocer el estado de las recomendaciones. Además, supone una gran ventaja para las funciones realizadas por Auditoría Interna, puesto que visibiliza dónde hay un hallazgo determinado o si el área ha sido estudiada y focalizar así el Plan de Auditoría Interna en aquellas áreas que no han sido revisadas.   

Durante la sesión también se han explicado los retos que la compañía está afrontando en 2018 para perfeccionar el modelo de reporting integrado. Según Pilar Durban, responsable de Auditoría Interna de la compañía, “por un lado, queremos que el modelo evolucione a una versión 2.0 del Assurance Indicator. Es necesario comprobar que el calibrado está bien y que refleja la imagen que tenemos de los procesos y de las unidades de negocio. Y también queremos incorporar nuevas funciones de aseguramiento que se unan a nuestro reporting integrado”.

Durban ha añadido que, además, tienen un reto adicional relacionado con la forma en la que están reportando a la dirección: “nuestro objetivo es desarrollarlo en un entorno web que sea navegable y que ofrezca información en tiempo real, para lo que necesitaremos incorporar la robotización en la carga de datos”.   

Para Cristina Fabre, la lección aprendida en la puesta en marcha de un cambio en el modelo de reporting es que el proceso necesita tiempo, conociendo muy bien la organización y “sabiendo bien qué quieres reportar y a quién para, a partir de ahí, diseñar el modelo.”


Este sitio web utiliza cookies. Si continuas navegando entendemos que aceptas su uso. Más información en nuestra política de cookies   Aceptar