Auditoría Interna en la estrategia de la compañía
22 de marzo de 2021

 

La sesión de marzo de Los Lunes estuvo protagonizada por la última publicación de LA FÁBRICA DE PENSAMIENTO, Auditoría Interna en la estrategia de negocio, que aporta una visión práctica sobre cómo abordar la labor del auditor interno en este ámbito con ejemplos y pautas para el programa de trabajo. 

Cristina Moya, coordinadora del grupo de trabajo encargado de la investigación y directora técnica corporativa de Auditoría Interna en Mapfre; y Antonio de Frutos, miembro del mismo grupo de trabajo y Head of Discipline and Portfolio en Auditoría Interna en BBVA, han presentado este documento que aborda los aspectos generales de la estrategia de negocio, el rol de auditoría interna y, por último, cómo auditar la estrategia de negocio 

 
Aspectos generales de la estrategia de negocio 

Según Cristina Moya, “definir, desarrollar y hacer seguimiento de la estrategia es uno de los procesos más importantes de cualquier entidad y Auditoría Interna debe dedicar tiempo y recursos a validar que los riesgos inherentes a estos procesos son conocidos y están controlados”. Por eso, incidió, “antes de nada, el desarrollo de una estrategia implica tener claro cuál es la misión y visión de la compañía, así como los valores que guiarán sus acciones y objetivos”.  

 

Cristina Moya profundizó en las fases de la estrategia empresarial: la definición, donde se fijan los objetivos estratégicos y el desarrollo; su implantación y ejecución y, por último, la monitorización de la misma, donde se establecen indicadores de desempeño y se realiza el análisis y la reevaluación de la idoneidad de la estrategia.   

 

También enfatizó la importancia de identificar oportunamente qué riesgos están presentes en cada fase de la estrategia empresarial. Para ello, el documento remite al marco COSO ERM 2017, que apunta a 20 principios organizados en torno a cinco componentes interrelacionados: gobierno y cultura; estrategia y establecimiento de objetivos; desempeño; revisión y monitorización y, por último, información, comunicación y reporte. 

 

El rol de Auditoría Interna en el proceso 

 

Por su experiencia en identificación de riesgos y controles y por su visión transversal de la compañía, el auditor interno puede tener en el proceso estratégico de negocio dos roles complementarios: el de aseguramiento -para lo que debe conocer a fondo la estrategia de la entidad y tener en cuenta los objetivos y los riesgos estratégicos en la planificación-; o el de asesor de confianza -debido a su expertise y profundo conocimiento de “sectores específicos, siendo capaz de generar soluciones integrales para la mejora continua de los negocios”, según explicó Moya 

 

Sea cual sea el rol asumido es imprescindible aplicar medidas de salvaguarda de la independencia y una comunicación bidireccional fluida con los órganos de gobierno y la alta dirección.  

 

Cómo auditar la estrategia del negocio 

 

Antonio de Frutos expuso los tres “peros” a los que el auditor interno se debe enfrentar al supervisar la estrategia: “¿podemos auditar?, ¿hasta dónde? y ¿con qué rol?”. Según de Frutos, el auditor interno “debe” entrar en este proceso ya que está especificado dentro del Marco Internacional para la práctica profesional de la Auditoría Interna. En lo referente al alcance, de acuerdo con el experto de BBVA, la auditoría debe llevarse a cabo según se requiera, en alguna o todas las fases del ciclo de vida de la estrategia del negocio, y de forma parcial o integral. Por último, el rol del auditor interno “depende de las características, contexto, madurez y estructura de la organización, pudiendo ir evolucionando según las necesidades que encontremos”. Además, hay que tener en cuenta que hay fases del ciclo de vida más susceptibles de ser abordadas con rol de aseguramiento y otras más abiertas al rol de asesor de confianza. 

 

Independientemente de la fase que se audite, el auditor interno debe tener en cuenta los objetivos estratégicos, el gobierno y el control del proceso y, por último, los riesgos en sí mismos a la hora de abordar los diferentes ciclos. Todo ello está especificado en el documento, que incluye una guía práctica que detalla las principales amenazas dentro de cada fase del proceso estratégico, así como un inventario de actividades de revisión.  

 

Para concluir, Cristina Moya destacó los múltiples beneficios que conlleva auditar el proceso de planificación y seguimiento de la estrategia tanto para la compañía como para el área de Auditoría Interna. Un win-win, en el que el auditor interno, independientemente del rol que adopte, interviene en un proceso decisivo dentro de la compañía aportando su visión global y generando confort al gobierno corporativo de la empresa”. 

 

El hecho de realizar una auditoría interna de la propia estrategia de negocio permite extender la cultura de “gestión de riesgos” al proceso estratégico, lo que ayudará a que se definan y adopten medidas de mitigación de los riesgos, redundando en una mayor probabilidad de éxito de la estrategia.

 

Este sitio web utiliza cookies. Si continuas navegando entendemos que aceptas su uso. Más información en nuestra política de cookies   Aceptar