• linkedin
  • twitter
  • youtube
  • facebook
  • rss

La Auditoría Continua mejora el entorno de control de la organización y debe contar con el respaldo e implicación de la Dirección y del Comité de Auditoría - 29 de septiembre 2014

  • En la última edición de Los Lunes del Instituto de Auditores Internos se ha presentado el documento “Guía para implantar con éxito un modelo de Auditoría Continua”, editado por la Fábrica de Pensamiento del Instituto.
  • Borja Guisasola, de Banco Santander, y Daniel Ponz, de Iberdrola, han compartido con los asistentes su experiencia práctica en la implantación del modelo de Auditoría Continua en sus respectivas organizaciones.
  • Según los autores de la guía, la Auditoría Continua debe considerarse un proyecto estratégico, y ha de tener el respaldo e implicación de la Alta Dirección y del Comité de Auditoría.

 

Madrid, 27 de octubre de 2014.- Borja Guisasola, de Banco Santander, y Daniel Ponz, de Iberdrola, ambos miembros del Grupo de expertos autores de la Guía,  han sido los encargados de presentar, durante la celebración de la última edición de Los Lunes del Instituto de Auditores Internos, la “Guía para implantar con éxito un modelo de Auditoría Continua”. El documento, de la Fábrica de Pensamiento del Instituto, es un análisis exhaustivo de todos los puntos que hay que tener en cuenta a la hora de establecer este modelo, y las opciones que existen para implantarlo dependiendo de la cultura de cada entidad o compañía.

Los desafíos a los que se enfrenta hoy en día la actividad de Auditoría Interna hacen que sea necesario contar con un sistema de aseguramiento de los sistemas de control y gestión de riesgos fiable, sostenible y continuo. Estos controles son analizados por los auditores internos, pero lo hacen de manera retrospectiva y cíclica, y a veces, mucho después del momento en que se producen los hechos. La Auditoría Continua permite evaluar los riesgos y controles, y realizar auditorías internas de carácter sustantivo, de manera automática y frecuente.

Daniel Ponz, jefe de equipo de Auditoría Interna de Iberdrola y coordinador de la Comisión Técnica, y Borja Guisasola, director del área de Auditoría de Procesos de la División de Auditoría Interna de de Banco Santander, han presentado la Guía y desarrollado para los asistentes al foro la implantación de este modelo desde un enfoque práctico a través de su experiencia en sus respectivas organizaciones.

Según se especifica en el documento de la Fábrica de Pensamiento del Instituto: “los modelos de Auditoría Continua aportan múltiples beneficios: reducen costes, incrementan la productividad, facilitan la adaptación al cambio y mejoran el entorno de control de la organización.” A estas ventajas, hay que añadir que los crecientes requerimientos de consolidación y supervisión de los sistemas de control interno de las organizaciones también son un buen incentivo para implantar este modelo.

Guisasola fue el encargado de desarrollar los puntos del Decálogo de Buenas Prácticas que contiene la guía, y señaló que en la Auditoría Continua no existe una meta, sino que es fundamental que el modelo vaya adaptándose y evolucionando con el negocio.

De acuerdo con los autores, la Auditoría Continua debe considerarse un proyecto estratégico, y ha de tener el respaldo e implicación de la Dirección y del Comité de Auditoría. De hecho, la Dirección es la encargada de fijar los objetivos y los criterios de implantación de un proyecto de Auditoría Continua, así como de establecer un sistema de medición de dicho proceso.

Ponz destacó que una de las cosas que hay que tener en cuenta es que, a pesar de las similitudes entre Auditoría Continua y Monitorización Continua, son conceptos distintos. La Monitorización Continua es responsabilidad directa de la Alta Dirección, mientras que la auditoría continua es responsabilidad de la dirección de Auditoría Interna y permite a los auditores internos determinar de forma más rápida y acertada dónde deben prestar atención y recursos. El enfoque y el grado de la Auditoría Continua que se aplique en cada caso dependerá del nivel de implementación de la Monitorización Continua, así como de establecer un sistema de medición de dicho proceso.

La “Guía para implantar con éxito un modelo de Auditoría Continua”,  esencialmente práctica y fruto de la experiencia en la implantación de este modelo de los miembros de la comisión técnica que la ha elaborado, incluye, además del Decálogo de Buenas Prácticas de Auditoría Continua, la definición de Auditoría Continua y sus beneficios, ejemplos de cómo implantar este modelo y un caso práctico para afianzar el contenido teórico.

El grupo de trabajo, coordinado por Daniel Ponz, ha estado formado por los expertos: Alejandro Barroso de Plus Ultra, Cristina Bausá de Mazars, Juan Luis Escribano de EY, Victor Gomez de Inversis, Marta Grande de Mapfre, Borja Guisasola de Grupo Santander, Ismael Martín de Cosentino, Manuel Mendiola de KPMG, y Marcos Sánchez de Ítaca Auditores.

Este sitio web utiliza cookies. Si continuas navegando entendemos que aceptas su uso. Más información en nuestra política de cookies   Aceptar