Seguimiento de recomendaciones en Auditoría Interna  14 de Marzo de 2016



 

El 86% de los departamentos de Auditoría Interna informa a sus Comités de Auditoría sobre las recomendaciones de mejora no implantadas
• Las recomendaciones que emite Auditoría Interna tienen como objetivo mitigar y controlar los riesgos de las empresas y de los procesos de gestión de las compañías
• La Alta Dirección y la Comisión de Auditoría deben estar implicadas para que la supervisión realizada por Auditoría Interna sea efectiva a través de la implantación de las mejoras propuestas

Madrid, 17 de marzo de 2016.- El Instituto de Auditores Internos de España puso en valor en su encuentro mensual Los Lunes del Instituto, la importancia que tiene para la mejora de los procesos de gestión de las compañías una correcta implantación de las recomendaciones hechas por los auditores internos en sus informes.
Según el estudio mensual Sabor del Mes, todavía el 14% de los departamentos de Auditoría Interna de las organizaciones españolas que cuentan con Comité de Auditoría sigue sin informar a éste sobre las recomendaciones de mejora no implantadas tras la supervisión de los procesos de gestión.
El seguimiento y la verificación de la implantación efectiva de las recomendaciones hechas en los informes elaborados por los auditores internos es una labor fundamental para mitigar y controlar los riesgos de las organizaciones, y para mejorar la eficiencia y eficacia de los procesos por parte de los diferentes departamentos.

Según Ignacio Camblor, director del Departamento de Auditoría Interna de EDP España y ponente en la edición de marzo de Los Lunes del IAI, “el trabajo del auditor interno no concluye hasta que se da por cerrada la correcta implantación de las recomendaciones emitidas en los informes. De poco sirve realizar un buen trabajo de auditoría interna y un buen informe si, al final, las recomendaciones que surgen del mismo no se implantan correctamente”.
Para lograr que el trabajo sea efectivo, es conveniente incluir en el informe un plan de implantación de recomendaciones con un nivel de detalle adecuado; acompañar el proceso de implantación de las recomendaciones para identificar desviaciones en plazos o en los objetivos de control; reservar para este seguimiento un peso importante en la planificación anual debido a la carga de trabajo que conlleva; e implicar a la Comisión de Auditoría y a la Alta dirección mediante el reporte periódico de avances e incidencias.
Para Ignacio Camblor es fundamental que la Alta Dirección se implique en el proceso de implantación y seguimiento de las recomendaciones para que puedan adoptar las medidas oportunas que permitan mitigar o eliminar los riesgos que dieron lugar a esas recomendaciones. No en vano las Normas Internacionales para el ejercicio profesional de la Auditoría Interna, que regulan la actividad de estos profesionales, señalan que “el director de Auditoría Interna debe establecer un sistema para vigilar la disposición de los resultados comunicados a la dirección”.
Otro aspecto clave para realizar el seguimiento de las recomendaciones es fijar una fecha de implantación realista pero exigente, ya que ayuda a estar pendiente de si una recomendación no se ha implantado a tiempo debido a algún inconveniente que escapa a la labor de los responsables de cada área, o es debido a otro factor. En España, y según la encuesta Sabor del Mes, el 85% de las organizaciones fijan una fecha prevista de implantación de las recomendaciones.
Camblor ha analizado la experiencia de su compañía en la verificación de la efectiva implantación de las recomendaciones que plasman los auditores internos en sus informes, y ha destacado la importancia de contar con una metodología de seguimiento y unas herramientas que ayuden a monitorizarla correcta implantación de las mismas, y que logren que auditores internos, responsables de las áreas y alta dirección estén informados.
 

Este sitio web utiliza cookies. Si continuas navegando entendemos que aceptas su uso. Más información en nuestra política de cookies   Aceptar