• linkedin
  • twitter
  • youtube
  • facebook
  • rss


Presentación del documento Sistemas de Retribución Variable en Auditoría Interna, de LA FÁBRICA DE PENSAMIENTO.   

  • El documento ofrece ayuda a directores de Recursos Humanos, directores de Auditoría Interna y Comisiones de Auditoría, para encontrar las formas más adecuadas de fomentar la motivación y el logro de objetivos.
     
  • Para fijar la retribución variable en Auditoría Interna hay que encontar el equilibrio entre la adecuada gestión del talento y la motivación sin afectar a la objetividad de los auditores internos evitando posibles conflictos de interés. 


Madrid, 11 de diciembre de 2017.- La última sesión del año de Los Lunes del Instituto de Auditores Internos ha puesto el foco sobre los sistemas de retribución en Auditoría Interna a través de la guía Sistemas de Retribución Variable en Auditoría Interna, editada por LA FÁBRICA DE PENSAMIENTO, el laboratorio de ideas del Instituto. 

El objetivo del documento es ofrecer una guía a directores de Recursos Humanos, directores de Auditoría Interna y Comisiones de Auditoría para ayudarles a encontrar las formas más adecuadas de fomentar la motivación y el logro de objetivos, mitigando posibles riesgos de conflicto de intereses y pérdida de objetividad e independencia.

La función de un sistema de retribución debe ser incentivar a las personas para que trabajen en equipo para lograr los resultados de negocio. En el caso de Auditoría Interna, la retribución, y más cuando se trata de la aplicación de un sistema de retribución variable, debe encontrarse el equilibrio entre la adecuada gestión de talento y la motivación de los auditores internos sin afectar su objetividad evitando posibles conflictos de interés.

Eduardo Villalobos, miembro de la comisión técnica que ha elaborado el documento y subdirector de Auditoría Interna del Grupo Cooperativo Cajamar, ha destacado durante la presentación de la guía que, para que un sistema de retribución variable en Auditoría Interna esté bien alineado con las buenas prácticas de gobierno corporativo, es fundamental que el porcentaje de retribución variable sea inferior al de otras áreas de negocio de la compañía, y que exista participación activa por parte de la Comisión de Auditoría.  

Además, la guía señala que, en funciones de control, la remuneración debe ser suficientemente atractiva como para emplear a personal cualificado y experimentado, que debe predominar un componente fijo, y que los criterios a evaluar han de basarse principalmente en los objetivos de las funciones de control interno. En este sentido, y en relación con la vinculación de la retribución variable de las funciones de control con los llamados objetivos llave, Villalobos ha destacado que no hay un posicionamiento claro sobre esto, pero que normativa vigente sobre políticas de remuneración (guía EBA/GL/2015/22), deja abierta la posibilidad de utilizar objetivos de la compañía -o resultados de la entidad en su conjunto- en los objetivos de los auditores internos.

Los expertos que han elaborado el documento analizan y valoran 10 indicadores para establecer un sistema de retribución variable en Auditoría Interna dentro de cuatro categorías: asesor de confianza, eficiencia, eficacia y calidad. De los 10 indicadores, hay dos que destacan sobre los demás por presentar importantes fortalezas y pocas o ninguna debilidad: la valoración por parte de la Comisión de Auditoría sobre Auditoría Interna, y la valoración de los directores o gerentes que supervisan los trabajos sobre la calidad de esos trabajos.   

Según el análisis hecho en la guía, existen dos indicadores que la comisión técnica desaconseja usar para fijar la retribución variable de Auditoría Interna. Por un lado está el número de recomendaciones emitidas por Auditoría Interna, puesto que transmite una imagen negativa al resto de la organización, puede llevar a emitir más recomendaciones de las necesarias para conseguir el objetivo incrementando artificialmente las mismas, y porque el número de recomendaciones emitidas no está correlacionado con la calidad del trabajo de auditoría interna.

Por otro lado, está también el impacto que tienen las recomendaciones en la cuenta de resultados, un indicador con un alto grado de subjetividad a la hora de medir el impacto. De hecho, según Villalobos, algunas recomendaciones tienen un impacto negativo en la cuenta de resultados (al menos, a corto plazo). 

El grupo de expertos que ha elaborado esta guía ha estado coordinado por Ana Minguet Blázquez, de ORANGE. Además de Eduardo Villalobos, han formado parte de la Comisión Técnica: Carmen de Andrés Fazio; Joaquín Arribas Águila, UNIÓN DE CRÉDITOS INMOBILIARIOS; Jorge Caballero Nueda, MAPFRE; Helena Jiménez García, BBVA; Rafael María Muriel Barriuso, LIBERBANK; Eduardo Villalobos Fernández, GRUPO COOPERATIVO CAJAMAR; y Joaquín Ybarra, MICHAEL PAGE. 

Este sitio web utiliza cookies. Si continuas navegando entendemos que aceptas su uso. Más información en nuestra política de cookies   Aceptar